PSICOLOGÍA Y MEDICINA

Durante mi formación como psicólogo, en la universidad no recibí una postura clara en cuanto a la relación entre la psicología y la medicina. Desde las cátedras era infrecuente tocar temas médicos, más allá de alguna vaga mención del tipo: "ante evidencia orgánica, hay que derivar a un médico". En ningún momento de la carrera se profundizó en la posibilidad de un abordaje interdisciplinario. Por el contrario, flotaba en el aire un clima de cierta rivalidad hacia los profesionales médicos, especialmente los psiquiatras a quienes se nos presentaba como gente de mente estrecha cuyo único y equivocado recurso consistía en recetar pastillitas, generalmente las mismas a todo el mundo.

Del otro lado, es decir, en la Facultad de Medicina -amigos médicos me lo han certificado- se presentaba a los psicólogos como personas que llevaban a cabo una práctica totalmente fuera del método científico y, por ende, errónea, falsa, lindante con el charlatanerismo.

El objetivo de esta sección es intentar tender algunos puentes entre ambas disciplinas, considerando la posibilidad, que intuyo verdadera, de que ambas ciencias posean porciones de verdad factibles de integrarse y complementarse para contribuir al logro de la salud.

LA SOMBRA Y EL SÍNTOMA LA MENTE Y EL CEREBRO
HOMEOPATÍA UNICISTA